ESTE ES UN BLOG INFORMAL PARA DECIR LO QUE SIENTO Y LO QUE QUIERO. SI NO TE GUSTA, BUSCA OTRO,

"ARTE SOY ENTRE LAS ARTES. Y EN LOS MONTES, MONTE SOY"
JOSE MARTI.

domingo, 26 de agosto de 2012

Angel Cuadra escribe sobre programa en Radio Marti, donde al parecer, las cosas andan muy mal.

Sobre un programa de radio internacional 

Por Angel Cuadra 

(tomado de El Diario Las Américas)
En los países que han sufrido regímenes autocráticos y dictaduras que han echado a un lado los valores tradicionales que podríamos llamar el espíritu nacional; valores que marcaban la idiosincracia de esos pueblos, una de las tareas más difíciles al reordenar el país, una vez superada la etapa de la crisis político social que esas dictaduras habían causado, ha sido el retomar aquellos conceptos que para la nación habían establecido los próceres fundadores, y hacerlos otra vez andar en la república recuperada.

Esto es el caso de Cuba, donde la importación de un sistema sociopolítico importado de otro país, otra cultura, otro sentido ético, suplantó traidoramente el modo de convivencia, lo esencial del ser nacional. Los fundadores de la nacionalidad cubana se plantearon para la Cuba por construir, una república fundada sobre la libertad, y ciertos valores cristianos en lo moral, familiar y comunitario, que lo más viable para existir es en un sistema democrático, único hasta hoy que garantiza los derechos del individuo frente al poder del Estado.

La lucha contra la tiranía castrocomunista no ha sido sólo la acción material contra el régimen, sino también, y esencialmente, por el rescate de la libertad y la democracia, con los significados y los valores esenciales por restablecer, si el futuro lo propicia.

De ahí que en las emisoras de radio con filiación cubana en el exilio, esa prédica de valores democráticos y cristianos, siempre ha sido vital en sus programaciones que se hacen para el pueblo dentro de la Isla. Y cuando, por gestión de eminentes cubanos, se fundó Radio Martí, la función principal era hacer llegar a los pobladores de aquel país los conceptos democráticos y cristianos de nuestra adulterada nacionalidad. La democracia, junto a sus muchos valores positivos, en su práctica tiene también vicios que los elementos personales negativos y deformadores practican. Pero, para su exportación político social, ha de ensalzarse lo positivo, que es la mayor, y hacer llegar eso como mensaje también de la comunidad cubana en el exterior.

En fecha reciente, de visita a una familia amiga, se me mostró grabado en el Internet, un programa de principios de este mes de agosto, titulado “1800 ONLINE”. En ese programa sus conductores tenían como “personalidad” invitada a Angelina Castro, que es una actriz y productora de películas pornográficas.

En dicho programa no solamente los diálogos y los temas eran groseros, sino que la exaltación a la “heroína” invitada era también una insinuación y un convite enviados para los oyentes en Cuba, a los que desde esas ondas radiales se les enviaba desde el exilio cubano. (Si por casualidad algún oyente allá en la Isla puede tener acceso al “blog” de la señora Angelina Castro, mencionado en el citado programa “1800 ONLINE”, blog que exhibe las más groseras escenas pornográficas, al asociarlas como referencia dada desde el exilio, eso sería bochornoso para el mismo).

Durante la existencia del bloque comunista, tras la cortina de hierro, existía Radio Europa Libre que radiaba para aquellos países, a fin de estimular en ellos el anhelo de libertad y democracia; y estamos seguros que nunca se envió para aquéllos, mensajes de corrupción como el que aquí estamos citando, sino los valores morales y cívicos positivos que en la democracia pueden hallarse.

No sabemos por cuál posible descuido –por llamarlo así- se dejó pasar ese tipo de programa; y menos que se mantenga el mismo con un contenido de esa naturaleza, que llegaría a Cuba directamente de Radio Martí, emisora que respetamos y esperamos ver como positiva para los valores de la Cuba futura. Porque estimamos que para ese tipo de mensaje no se han asignado los fondos para esa importante emisora, sino para llevar a los cubanos el recado edificante de libertad, ética cívico-patriótica y los valores positivos que la democracia propicia, no sus vicios marginales, que nunca deben identificarse como la índole y esencia propicia, no sus vicios marginales, que nunca deben identificarse como la índole y esencia democráticos que sirven de basamento a la posible nacionalidad cubana futura. (La crítica, cuando es edificante, es útil; por tanto, la hacemos).