ESTE ES UN BLOG INFORMAL PARA DECIR LO QUE SIENTO Y LO QUE QUIERO. SI NO TE GUSTA, BUSCA OTRO,

"ARTE SOY ENTRE LAS ARTES. Y EN LOS MONTES, MONTE SOY"
JOSE MARTI.

martes, 1 de junio de 2010

ACTUALIZANDO...

Por lo que estamos viendo, el Cardenal Jaime Ortega y Alamino, en nombre de la iglesia católica cubana sigue creyendo en los cuentos del dictador de turno, el heredero de la corona, Raúl Castro. Y no es porque no hayan hecho ningún traslado a un hospital, o porque no hayan liberado a ningún prisionero político. Es que en Banes, a Reina Luisa Tamayo ayer domingo le hicieron un brutal acto de repudio y no pudo, ni ir a la iglesia, ni visitar la tumba de su hijo, Orlando Zapata Tamayo. ¿Hasta dónde la hipocresía, tanto del régimen como del Cardenal? Las expectativas se mantienen y, supongo que algo harán, pero nada de lo que la gente puede esperar. Para empezar, ninguno de los prisioneros deben estar en una cárcel porque no cometieron delito alguno. Mientras las condiciones que hacen que el sistema judicial siga llevando a prisión a los hombres y mujeres que disienten del régimen no cambie, nada cambiará en Cuba. Podrán darle la libertad a algunos, pero otros entrarán de la misma forma, porque lo que tiene que cambiar realmente, es el sistema.

Por otra parte, leo en El Nuevo Herald el titular: "Fuerte condena mundial y protestas masivas contra redada israelí", y me pregunto: ¿dónde estaban todos esos protestones cuando fusilaron a tres jóvenes negros en 72 horas? ¿Dónde han estado en estos años cuando han encarcelado a tanta gente en Cuba? ¿Dónde estan aquellos que chillan tanto y gritan porque un barco lleno de violentos dicen llevar ayuda humanitaria y se ve en el video que ya anda por toda la internet a los "pacifistas" con hierros en las manos cayéndole a los soldados israelíes? Sigue la hipocresía internacional. ¡Ah, y no se lo pierdan: Cuba condena a Isarael? Si no fuera tan trágico, habría que reirse.

Y el viejito cagalistroso de Fidel Castro sigue con su bolsa a cuesta. El hambre, la desesperanza, la represión y todo lo que ya sabemos existe en la isla, continúa en su andar lento sin que nada suceda de forma positiva. Más de lo mismo en un país que lleva 51 años de dictadura militar y que muchos todavía llaman gobierno. ¡Vergüenza total!

El castrismo sigue en su injerencia en América Latina, especialmente en Venezuela, donde un gorila golpista y militarote vende a su nación para perpetuarse en el poder igual que su amigote. Nada, cosa de comunistas.

China construye hoteles también en Cuba, pero no sabe que cuando llegue la libertad: sobrarán manos y buldozeres para desbaratarlos.

Después continúo.