ESTE ES UN BLOG INFORMAL PARA DECIR LO QUE SIENTO Y LO QUE QUIERO. SI NO TE GUSTA, BUSCA OTRO,

"ARTE SOY ENTRE LAS ARTES. Y EN LOS MONTES, MONTE SOY"
JOSE MARTI.

lunes, 20 de julio de 2009

AMIGA - (ARTÍCULO)







Por: Iliana Curra

Es, en mi opinión, la palabra más admirable del diccionario. La que concuerda con lealtad y afecto. Con respeto y admiración. Donde no cabe la altanería, ni la traición. Ni siquiera la duda.

Amiga no puede ser cualquiera. Es quien tolera tus defectos y valora tus virtudes. Es la persona con quien puedes contar en los peores momentos, porque siempre está ahí, aún viviendo lejos. Es quien puede regañarte cuando algo haces mal, pero acepta tus regaños, si es ella quien se sale del camino.

Amiga es quien sabe escuchar, pero también deja que hables. Quien jamás titubea en los momentos difíciles. La que dice presente cuando algunos te viran la espalda. Quien siempre tiene una sonrisa para atenuar tu pesadumbre,

Amiga es quien ríe contigo en las buenas, pero llora en las malas. Quien te aconseja y lleva por el buen camino. La que no duda por un instante estar ahí cuando te caes…para levantarte.

Amiga es el concepto específico de la integridad. Quien agradece tus palabras de consuelo, pero también tu silencio. Quien acepta tus disculpas cuando te equivocas, pero sabe disculparse también ante sus propios errores.

Es la persona indicada para cuidar tus secretos y te cuenta los suyos, sabiendo que estarán a buen recaudo.

Amiga es quien jamás te decepciona porque siempre te sorprende con lo mejor de sí. La que siempre te apoya cuando emocionalmente te hundes. Quien sabe cuándo callar, si es preferible el silencio.

Se es amiga cuando existe la tolerancia, pero sobre todo, la comprensión. Cuando no necesita que le expliques nada para entender tu problema. La que, al solo levantar el teléfono, entiende que algo sucede y, sin preguntar, te da su incondicional apoyo.

La amistad es la conexión entre la sencillez y la verdad. Donde no cabe la mentira, ni se corrompen los sentimientos. Donde el espíritu se fortalece a la par del tiempo, y es solo el tiempo quien determina quién se va, pero, sobre todo, quién se queda.

Tener una amiga, es una dicha. Más de una, es un privilegio. Y yo me siento privilegiada, pues Dios me ha concedido esa tremenda oportunidad.