ESTE ES UN BLOG INFORMAL PARA DECIR LO QUE SIENTO Y LO QUE QUIERO. SI NO TE GUSTA, BUSCA OTRO,

"ARTE SOY ENTRE LAS ARTES. Y EN LOS MONTES, MONTE SOY"
JOSE MARTI.

martes, 26 de mayo de 2009

Hoy, martes 26 de mayo.

Hoy es martes 26 de mayo de 2009, mi temprano levantar fue escuchar noticias espantosas sobre la situación de los prisioneros políticos cubanos. A Orlando Zapata Tamayo lo siguen condenando cada vez más. Ya va por ocho juicios dentro de la cárcel. Su madre lanza desesperados gritos de dolor y de auxilio por su hijo, un hombre de 42 años, de la raza negra, parte de ese proyecto fracasado del régimen castrista: el hombre nuevo. Pero éste no se doblegó, todo lo contrario, se rebeló de tal forma que no se lo perdonan. Un hombre nuevo y negro que se rebela paga bien caro. Esa dictadura militar que muchos países libres y democráticos aplauden y le rinden pleitesía a su vejete moribundo. Realmente patético.
Se está hablando de la posible visita de un relator especial contra la tortura a la isla.'Esa invitación del régimen fue hecha por el depuesto Ministro de Relaciones Exteriores, Felipe Pérez Roque que, con su cara de monguito vividor no sintió vergüenza alguna en expresar que lo invitaban para que viera que en Cuba no se torturaba. ¿Habrá cambiado de opinión después que lo sacaran del cargo?
Manfred Nowak, el relator especial que pudiera viajar a Cuba, debería preguntarle ahora a Pérez Roque qué entiende por tortura, pero ya sabemos que el monguito vividor jamás tendrá el valor de denunciar nada. También sabemos que llevarán al relator a las prisiones ya condicionadas para la visita. Esconderán a los presos en celdas tapiadas, como han hecho en otras ocasiones y, a no ser que logre conversar con opositores y expresos políticos que tengan el valor de hacer las denuncias, saldrá de allí feliz y contento porque en Cuba, todo está bien.
Mientras tanto, Zapata Tamayo sigue recibiendo golpizas, vejaciones y le continuarán subiendo la condena a tantos años que ya sería perpetua. Una cadena perpetua por expresar su opinión sin miedo. Y no solo este hermano de lucha está en esas condiciones, son muchos más. Pero a él quiero dedicarle hoy estas líneas. Aunque yo sé que algún día, nada lejano, podré darle un abrazo a Orlando Zapata Tamayo y a todos los que han estado al pie del cañon luchando para que Cuba sea libre.
Buenos días.