ESTE ES UN BLOG INFORMAL PARA DECIR LO QUE SIENTO Y LO QUE QUIERO. SI NO TE GUSTA, BUSCA OTRO,

"ARTE SOY ENTRE LAS ARTES. Y EN LOS MONTES, MONTE SOY"
JOSE MARTI.

viernes, 19 de junio de 2009

PETA, EL CHÉ GUEVARA Y LOS ANIMALES


Por: Iliana Curra

“Únete a la revolución vegetariana”, dice el anuncio de PETA (Personas por un Trato Ético a los Animales) usando como modelo a Lydia Guevara, nieta del asesino en serie, el tristemente célebre, Ernesto “Ché” Guevara.

La nieta del criminal, usando la apestosa boina de su abuelo, un pantalón de camuflaje y unas cartucheras que, en vez de balas, llevan zanahorias, promueve una campaña a favor de la alimentación vegetariana.

“La foto evoca en buena medida el slogan del anuncio”, dijo Michael Mc Graw, portavoz de PETA. “Es una suerte de homenaje a su abuelo fallecido”. Me imagino se refiere al animal del Ché, teniendo en cuenta su defensa a los animales y el tremendo desconocimiento de la realidad de los seres humanos en Cuba y América Latina.

Pero no solo este señor tiene el desconocimiento de la verdad, también el cable de AP, que dice: “El Ché tuvo un papel crucial para el triunfo de la revolución cubana y la llegada de Fidel Castro al poder”.

No, señor. No. El Ché tuvo un papel de sanguinario, sobre todo cuando dirigía el paredón de fusilamiento en La Cabaña, lugar donde se derramó la sangre de muchos cubanos ante la sonrisa burlona y cínica de este criminal, además de haber apoyado al absolutista de Cuba para instaurar una dictadura que todavía está en el poder, luego de medio siglo.

¿Usarían a una nieta de Mussolini, de Hitler o de Stalin con algo personal de ellos para hacer cualquier campaña? No lo creo. Ni PETA, ni ninguna otra organización se atrevería, sobre todo con la figura de Hitler, a hacer algo parecido. Los judíos acabarían con ellos en segundos.

¿Por qué con los cubanos? Desafortunadamente estamos muy solos, sin la solidaridad de países que llaman “hermanos”, y no son ni primos lejanos. Por la falta de conciencia, de vergüenza y de integridad de mucha gente en el mundo que, prefiere salvar a una mosca, pero no le importa el destino de millones de cubanos que sufren una dictadura militar a manos de un régimen totalitario que todavía se mantiene por la represión.

No nos engañemos los cubanos. Desgraciadamente es más importante salvar a los animales y no a los seres humanos, sobre todo si éstos viven bajo la bota de una tiranía nefasta que la prensa internacional llama gobierno.

“Consideramos que la mejor forma de salvar a los animales es no comérselos”, dijo el portavoz de PETA. En cuanto a Cuba, que no se preocupe. La gente no conoce ya el sabor de un bistec de res desde hace muchos años. Para eso han concebido el picadillo de soya, la pasta de no se qué y otros inventos castristas que, de pensarlo nada más, dan ganas de vomitar. Todavía se está averiguando con qué lo hacen.

De todas formas PETA seguirá en su hipocresía barata, y la apestosa boina del asesino en serie aparecerá en la cabeza hueca de su nieta haciendo campaña por los animales. Mientras, los cubanos, quizás reconocidos como animales también, continuarán siendo ignorados por el mundo civilizado e indiferente, pero muchas veces, la gran mayoría de las veces: cómplice.