ESTE ES UN BLOG INFORMAL PARA DECIR LO QUE SIENTO Y LO QUE QUIERO. SI NO TE GUSTA, BUSCA OTRO,

"ARTE SOY ENTRE LAS ARTES. Y EN LOS MONTES, MONTE SOY"
JOSE MARTI.

jueves, 3 de marzo de 2011

305-265-0641 LLAMEN Y CONTRIBUYAN CON UNA BELLA OBRA DE AMOR.

Tomado del Diario Las Americas

Premio del mundo de los niños
Por Rogelia Castellón

Es un premio otorgado por una organización mundial para reconocer los méritos de las personas dedicadas a ofrecer amor y ayuda a los niños necesitados de recibir ese abrazo esperado desde el vientre de una madre, y la fuerza necesaria para vivir dignamente y ser partes útiles del mundo fabricado para ellos, y para todos los necesitados de una palabra, de pan y de amor. Le consideran el Premio Nobel para los defensores de la infancia.

Leonor Portela fue reconocida en el año 2010 como merecedora del premio, The World of Children’s Award. No es un premio cualquiera. Es un premio producto del esfuerzo de hombres y mujeres buscadores de niños miseria y abandono, dolor y tristeza, para ayudarlos. Es un premio para cambiar las piedras de un camino por estrellas, regalando luz, alegría y esperanzas.

A Leonor Portela, todos la conocemos. Ella también se hizo entrega al convertir su vida en ayuda a los niños, en memoria del ser amado y por eso, secó sus lágrimas de esposa, derramadas cuando le dolió el dolor del esposo cubano, tan cubano como para entregar su vida en un intento por devolver a Cuba la libertad perdida en las manos del régimen rojo adueñado de la patria. Esfuerzo de dar vida sin temor a la muerte. Fue tristemente una guerra por los sueños a la cual fueron jóvenes cubanos por una ruta de completo sacrificio enrolados en la Brigada de Asalto 2506, buscando un triunfo sin intereses personales, convertido en muerte y abandono en las arenas de Playa Girón.

Todo esfuerzo capaz de mover corazones, se convierte en un proceso de cooperación para formar paredes firmes que puedan impedir el avance de la tristeza producida por la miseria y por los dolores sin alivio. El trabajo desarrollado por aquellos caminando por el camino hecho para llegar a la compasión, trabajar y actuar a favor de la causa, comienza por alguien con visión de piedad y con capacidad para contagiar a muchos, hasta convertir la acción humanitaria en proceso de continuo y hermanado esfuerzo.

Leonor ha logrado su propósito. Muchas puertas se abrieron para cooperar con ella. Por supuesto Radio Mambí se unió al trabajo. Armando Pérez Roura y todos los miembros de la emisora acudieron al llamado. Reclutaron amigos, trabajaron y sobre todo, mostraron al público la labor realizada en Guatemala por la organización fundada por Leonor Portela, a la cual nombró Misioneros del Camino. Misioneros para cumplir una obligación de cada hombre y de cada mujer con capacidad para sentir la pena de otros y para encontrar la fuerza necesaria y prestar ayuda a cada niño. Del Camino para buscar por la ruta en la cual nos esperan los necesitados de nuestras manos y de nuestros corazones capaces de dar ayuda a los necesitados.

El recuerdo del gran amor en la vida de Leonor, la llevó a convertir la ausencia del ser amado en una búsqueda constante por la salud física y la salvación espiritual de los niños abandonados. El lugar para comenzar la obra también fue escogido por su gran historia. Allí en Guatemala quizá, mirando a las estrellas el esposo había dejado su última huella en tierra ajena, de allí partió para llegar al sueño. A aquel lugar llegó Leonor buscando aquel último rastro, tratando de poner sus pies sobre la última pisada del ser perdido, y allí comprendió como su dolor debía servir para abrazar, salvar y ayudar a vivir a los niños de la tierra en la cual los cubanos habían vivido en amor de patria.

Las presentaciones en esta ciudad, sacaron los valores humanos de cada corazón que reconoció en las fotos y en los relatos de Leonor la importancia de hacer presencia, y las manos se extendieron y los labios oraron para que la obra se realizara, y ya, ya podemos ver lo extenso de la labor y el logro del esfuerzo. Hoy Misioneros del Camino cuenta con una Misión Médica que es ejemplo de sacrificio y buena voluntad. Son los ángeles de Mamá Leo que sanan cuerpos y alma voluntariamente. Han creado un centro neurológico que ha cambiado la vida de cientos de familias y le ha dado un porvenir a los niños afectados.

Hemos presenciado en estos años, como se han unido al esfuerzo muchas manos generosas. La obra crece y el fruto se ve. Podemos ver también el triunfo de muchos de aquellos niños del principio, los cuales han logrado estudios y porvenir. Ya el futuro tiene para ellos cara con sonrisa.

Pero nuestro deber no ha terminado, las manos deben continuar abiertas, el interés por el triunfo ha de ser mantenido. Quizá ahora será difícil, pero se puede y lo vamos a hacer para que el jueves 3 y el viernes 4 de marzo en el maratón anual número 24 en Radio Mambí Leonor pueda recoger lo suficiente para continuar la obra como siempre. El número a llamar es el 305-265-0641. Pásenlo a amigos y familiares, envíenlo por correo electrónico, pónganlo en Face Book, en textos y tweeters. Digamos presente a Misioneros del Camino.

¡Arriba corazones!